Como Iluminar

Aspectos a tener en cuenta al iluminar un ambiente:

  1. Generar un determinado clima con la cantidad, calidad y tipo de luz.
  2. Modulación de la distribución equilibrada de luz para dar mayor vitalidad al ambiente porque circula nuestra vista de un lugar a otro, dentro de él.
  3. Disponer la luz en capas, utilizando mas de una fuente, evita siluetas desmedidas.
  4. Iluminar las paredes y el techo anula las sombras y logra un aspecto relajante.
  5. Los artefactos amurados y las lámparas de pie enfatizan la arquitectura.
  6. Emplear luz con colores más blancos en el lugar de trabajo, cocina y baño y… mas cálidos en el dormitorio, living y comedor.
  7. Poder crear una sensación de amplitud del espacio no dejando espacios en sombra total.
  8. Evitar la propia sombra y el deslumbramiento para la vista con artefactos adecuados.
  9. Iluminar dejando la posibilidad de adaptarla a las futuras necesidades.

Al comprar se deben saber identificar los siguientes datos:

  1. Lúmenes (L) miden la cantidad de luz. Ej. Una incandescente de 60w equivale a 700 L luz apropiada para un área de 3 x 3 m.
  2. Índice de Reproducción Cromática (IRC) que varia de 0-100 siendo 100 el que brinda la mejor definición del color.
  3. Grados Kelvin (K) nos dan la temperatura del color de la luz, siendo mas cálida cerca de 2700 K y mas fría en 6500 K.

Tipología de fuentes lumínicas

  1. Fluorescente compacta es la versión más extendida de las lamparitas de ”Bajo Consumo” y ahora se consiguen en versiones estéticamente más elegantes. No se las puede utilizar dimerizadas o con regulador de intensidad excepto que lo indique la caja. Son sensibles a las altas temperaturas. A más de 35ºC se deterioran, por lo tanto deben poseer espacio para disipar el calor. Son sensibles al excesivo encendido por lo tanto no se recomienda utilizarlas en pasillos y corredores donde se enciendan más de tres veces por día.
  2. Halógenas como las Bi-pin u otros nuevos modelos que las incluyen en su interior, ofrecen una luz clara y brillante. Las hay para zócalos especiales (G9) y ahora también compatibles con las roscas comunes (E27 y E14). Se pueden dimerizar para una más adecuada utilización según las diferentes necesidades de luz.
  3. LEDs por el momento los utilizamos en iluminación indirecta para evitar el encandilamiento. Presentan un alto Índice de Reproducción del Color.
  4. Es preciso tener en cuenta que son sensibles a la temperatura elevada, por lo tanto utilizarlas en diseños con disipador.